Fuera de Tiempo con Nora Cortiñas

Compartir...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

En ocasión del Día Internacional de la Mujer, Diego Genoud conversó con Nora Cortiñas, de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, sobre política y economía, su relación con el gobierno de Alberto Fernández, su compromiso imperecedero con los Derechos Humanos y la renovada militancia en manos de la juventud feminista.

“A qué campo se enfrenta Fernández”. Editorial del 8/3/2020 en Radio del Plata.

  • La historia nunca se repite tal cual fue pero hay situaciones que se parecen mucho. Volvió la crisis, aumentó la pobreza, creció el desempleo, la deuda se volvió impagable otra vez. Volvió el kirchnerismo, esta vez en una alianza un poco más amplia. 
  • Con la crisis, volvió también la falta de dólares y volvió a quedar expuesto el sector que más dólares aporta a la economía argentina y el que más rápido le puede aportar dólares dólares al Estado: el campo. En un país que exporta unos 60 mil millones de dólares al año y que, como lo dijo el ministro Matías Kulfas, necesita exportar mucho más: por lo menos 100 mil millones de dólares, casi el doble. 
  • Volvió también el gobierno de Alberto Fernández a aumentar las retenciones, tal y como había sido autorizado por el Congreso en diciembre. 
  • Aunque para el Gobierno sea el primero, para el campo es el segundo aumento. La retención a la soja pasó de 24,5% a 30% al comienzo del gobierno de Fernández y ahora de 30 a 33%. 
  • Es un aumento en un contexto particular, con modos particulares. Por un lado, con un esquema que beneficia a las economías regionales. Por otro, con segmentación. Distinto al del año 2008, cuando decían que el gobierno kirchnerista había mezclado el agua y el aceite.
  • Sin embargo, lo que tenemos otra vez es un paro del campo. Vuelve otra vez a asomar la atención en marzo, como hace 12 años. La Mesa de Enlace vuelve a decidir una medida de conjunto: ir a un paro de 4 días en todo el país a partir del lunes. 
  • Para el ruralismo, el contexto nunca es bueno. No lo era en ese 2008 en que la soja valía 600 dólares la tonelada. Tampoco lo es ahora porque la tonelada vale la mitad, porque el clima tampoco está claro si va ayudar, porque el coronavirus puede complicar las compras de China. 
  • Se ve que se están enfrentando intereses, pero también ideologías. Así lo dice el último comunicado de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA): “Si lo que va a primar es la ideología, nos vamos a ver al costado de la ruta”.
  • El gobierno de Alberto Fernández busca caminar con pies de plomo esa conflictividad posible. El Presidente no habla de los piquetes de la abundancia ni alude de manera despectiva al campo. Esta semana, en un almuerzo, definió al campo como socio estratégico.
  • En esa misma mesa dijo que el campo estaba de acuerdo y el titular de la Sociedad Rural Argentina, Daniel Pelegrina, dijo que les impusieron la decisión. 
  • Llama la atención lo que dice el ministro de Agricultura, Luis Basterra. Que este aumento de retenciones a la soja -que es compensado con bajas en las retenciones para las economías regionales- deja un saldo fiscal de suma cero, que el Gobierno no va a recaudar más. Si es así, la pregunta que aparece es: ¿Vale la pena enfrentarse al campo por un paquete que le deja cero al Estado?
  • Hay que ver qué eco tiene este paro. Si es simplemente una reacción o si empieza un proceso largo que encuentra similitudes con aquel 2008 tan conflictivo. Fernández dice que no quiere transitar ese camino pero toma una decisión sobre la soja, que es el cultivo que define siempre el humor de los empresarios del campo. 
  • Hay que ver hasta qué punto la resistencia sojera está dispuesta a beneficiar este conflicto. Hay que ver si los productores que menos tienen logran evitar quedar atados a la estrategia de los que más tienen. Si hay forma de evitar esta confrontación, si hay un aprendizaje mutuo. O si se inicia efectivamente una pelea larga a la cual, todos dicen, no quieren volver. 
  • En lo discursivo, hay un ánimo de no confrontación tanto en la Mesa de Enlace como en el Gobierno. La gran pregunta es qué está pasando en la base rural. Qué está pasando entre los empresarios pequeños, medianos y grandes. ¿Hasta qué punto están dispuestos a reeditar la confrontación? La historia nunca se repite igual, pero hay situaciones que se parecen mucho.